Cómo dos estadounidenses hicieron creer a todo un país que contactaron con alienígenas


El incidente de la isla Maury fue considerado en su época como la primera 'prueba' documentada y verificada del contacto con civilizaciones extraterrestres.



En junio de 1947, Harold Dahl, un estadounidense de la ciudad de Tacoma, en el estado de Washington, fue el protagonista de una de las experiencias de avistamiento alienígena más recordadas de la historia moderna. Todo comenzó cuando en compañía de varias personas se encontraba de paseo en bote cerca de la isla de Maury y observó una 'extraña flota de ovnis' en forma de rosquillas.
Dahl aseguró que varios objetos metálicos se desprendieron de las naves y se precipitaron en su bote. Un día después, Fred Crisman, la primera persona a quien Dahl habría contado su increíble vivencia, ayudó a recoger otras partes que se desprendieron de los 'platillos voladores'. Los hombres difundieron rápidamente la historia y la convirtieron en algo sumamente popular en los medios, a tal punto que involucró al FBI, que inició una investigación del caso.

El 'hombre de negro' y un testimonio que mantuvo alerta a todo un país

Crisman y Dahl rendían frecuentes testimonios sobre cómo lucían las naves espaciales alienígenas y cuán amigables eran los extraterrestres. Además, presentaron al público estadounidense otro misterioso personaje, que posteriormente se convertiría en una leyenda nacional: el misterioso 'hombre de negro' que apareció de la nada e insistía en no revelar al público la experiencia con los extraterrestres. Este enigmático personaje rápidamente fue asociado por el público –que seguía la historia de cerca por todo el territorio estadounidense– con un agente secreto del Gobierno.
Un par de semanas después, Dahl informaba de que los agentes del FBI que se llevaron sus fragmentos OVNI habrían sufrido un accidente aéreo cuando se trasladaban hacia una base secreta. Esto llevó a popularizar aún más la historia, aumentando el interés de los mayores 'expertos' en ufología y convirtiéndose en lo que llamarían la primera 'prueba' documentada y verificada del contacto con civilizaciones extraterrestres. Gran parte de la prensa estadounidense informaba sobre nuevos hechos y evidencias de avistamientos alienígenas.
Sin embargo,  informes oficiales que han sido desclasificados recientemente por el FBI demuestran que mucha de la información presentada en aquel entonces no era cierta. Durante la investigación, los agentes confirmarían que el avión siniestrado no llevaba consigo ningún objeto metálico de naves extraterrestres y acusaban a Dahl y Crisman de lucrarse contando testimonios falsos. Finalmente, y para evitar problemas con la justicia, Dahl admitió que toda la historia, desde su inicio y hasta el fin, había sido inventada por él

Comentarios

  1. Personalmente creo que no estamos solos en el universo. Pero mucha de esta información ha sido utilizada por personas con algún tipo obsesivo mental. Recordemos que nuestra mente nos hace creer como verdad lo que de esta manera estimamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería un desperdicio de espacio
      si estuviéramos exclusivamente
      nuestra especie sola en el universo.
      Basándonos en nuestro planeta,
      Las formas de vida podrían ser
      muy similares en otros planetas.
      Qué sean o no sean avanzados
      tecnológicamente
      no le quita el hecho de ser vida,

      Ejemplo en la tierra son las ballenas.

      Seres increíblemente inteligentes
      y sin embargo no son los dominantes.

      Eliminar

Publicar un comentario